La web se ha construido con el ánimo de facilitar el acceso universal.

Se ha trabajado en la línea de adaptar toda la web a las recomendaciones adoptadas por el Consorcio World Wide Web (W3C) para eliminar las barreras que impiden el derecho de cualquier persona de acceder a la información y la comunicación:

  • Utilización del lenguaje de marcas XHTML teniendo en cuenta su semántica para ayudar a los navegadores no visuales a digerir su contenido.
  • Presentación basada en CSS para permitir adaptar el contenido a cada uno de los dispositivos de navegación (ya sea un navegador de escritorio, un PDA o la impresión de una página).
  • El tamaño de la letra y los colores se pueden modificar con las herramientas del navegador para adaptarlos a personas con dificultades visuales.
  • Descripciones alternativas de las imágenes.

 

 

Programario necesario

Junto con los estándares de accesibilidad web, se ha adoptado el estándar XHTML 1.0 para el marcaje del contenido y las hojas de estilo en cascada (CSS) para el diseño, y se ha evitado utilizar tecnologías de propiedad que condicionan la el uso de determinados aparatos o navegadores. Estos estándares garantizan el acceso a la información a través de cualquier dispositivo de navegación que siga los estándares y las recomendaciones del W3C